Premian en la Industria Hulera

Premian a José Antonio Gazano. Greenville, Carolina del Sur. José Antonio Gazano, veterano de 48 años en la industria hulera fue premiado como el asistente más longevo del club de los 25 de la ACS Rubber Division. Este premio fue otorgado durante la 187ª. Reunión técnica y educacional de la Rubber Division en Greenville. Gazano de 65 años, empezó su carrera en Partes de Hule, una pequeña empresa que hacía O´rings, mangueras y rodillos de hule. Después pasó a Asbestos de México como ingeniero de procesos en la división hules, responsable de la producción de O´rings como sellos de tuberías. De ahí pasó a la empresa Micro como gerente de planta. Finalmente se unió a la empresa González Cano como ingeniero de ventas y servicio técnico. Ha tenido ponencias tanto en México como a nivel internacional y se ha desempeñado como consultor desde el 2010. Lleva a cabo cursos técnicos relacionados con la industria hulera. Es miembro del comité educativo de la Rubber Division y es consejero en la Cámara Hulera Mexicana y es el director de área del Grupo Hulero Mexicano.

Colaboración de Dante V Gonzalez Aceves

Noticia de último momento.

Sid Richardson Carbon and Energy Co. , el mayor productor de negro de humo en EUA, anuncia que construirá su primer planta fuera de EUA. Lo hará en México en un lugar por designar para que opere a partir del 2017. La empresa cuenta con tres fábricas en EUA y produce 445,000 toneladas al año. Fuente: North Consulting.

Colaboración de Dante V Gonzalez Aceves

 

Noticias industria hulera de junio del 2015

·         La industria del reciclaje de desperdicio de hule en EUA aporta a la economía local $105 mil millones de dólares y da empleo a 500 mil trabajadores de acuerdo al último estudio de la ISRI

 

·         Yokohama inaugura su nueva planta de mangueras automotrices en el Parque Industrial San Francisco en Aguascalientes, aunque ya había iniciado operaciones en Enero 2015.

·         La demanda de llantas de reemplazo en México crecerá 7.5% por año para los próximos 3 a 5 años de acuerdo al último estudio de Frost & Sullivan Inc. De acuerdo a este estudio, los distribuidores de llantas en el país vendieron cerca de 22.7 millones de llantas para auto y camioneta y 3.2 millones de llantas para camión en 2014, que representaron en conjunto 4.7 mil millones de dólares a la industria. Se estima que para el 2019, la demanda de llantas crecerá a 32 y 4.7 millones de llantas para cada nicho respectivamente. El mismo estudio considera que hay cerca de 100 marcas diferentes y marcas como Bridgestone, Michelin, Good Year, Pirelli y Continental tienen el 40% del mercado. Al mismo tiempo, la industria está plagada de llantas usadas, legales e ilegales, que suman 2 millones anuales y que provienen principalmente de China, Corea del Sur y EUA. Siguen siendo seis las empresas que producen llantas en México: Bridgestone Corp., Continental A.G., Cooper Tire & Rubber Co., Michelin, JK Tire & Industries Ltd. y Pirelli Tyre S.p.A. Good Year se les unirá para el 2017 en su nueva planta de San Luis Potosí. Para más detalles del estudio se puede visitar la página Frost.com

 

Colaboración de Dante V Gonzalez Aceves

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DEL HULE (CAUCHO) EN MÉXICO. Parte 2

El Campo Experimental “El Palmar” del INIFAP (Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias), en Tezonapa, Veracruz.

En 1942 a petición de la Secretaria de Agricultura y Ganadería se adquirió el Rancho denominado Mecayantla para establecer el nuevo Campo Experimental “El Palmar” conocido desde entonces, a nivel nacional, como el campo hulero por su actividad específica en el cultivo, desde su constitución hasta la fecha el INIFAP ha basado su investigación en el hule en los trabajos desarrollados por los investigadores de este campo.

La constitución de este Campo experimental fue bajo un convenio entre los gobiernos de México y los Estados Unidos y la Fundación Rockefeller, el objeto fue el impulsar la investigación y desarrollo de las plantaciones del árbol del hule y a mediano plazo ir mejorando el abasto de hule natural a Estados Unidos, debido a que los japoneses tomaron control de los principales países abastecedores, este convenio permitió el establecimiento de algunas nuevas plantaciones aisladas, sin ningún apoyo por parte del Estado.

Después de 72 años el C.E. El Palmar continua siendo la principal referencia en investigación e innovación en el cultivo del hule, aportando y validando nuevos clones competitivos y recomendaciones técnicas de vanguardia. Así también elaboró este Instituto el mapa en donde se localizan las regiones con alto y medio potencial para el cultivo del hule en México.

Promotores del cultivo del hule.

La Comisión del Papaloapan (1946-1986) y el INMECAFE (Instituto Mexicano del Café) fueron de 1960 a 1970 las primeras instituciones promotoras del cultivo del hule, surgió en el Instituto la necesidad de apoyar a los campesinos solicitantes de plantaciones de café en terrenos bajos (abajo de 600 metros sobre el nivel del mar) pero que no eran aptos para este cultivo pero si para el cultivo del hule que empezó a desarrollar plantaciones en cuatro estados del sur-sureste de México, Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Veracruz. Por lo que se refiere a la agroindustria, en 1942 el Ing. Miguel Ángel Cordera P. establece el primer Beneficio de hule en “El Palmarito” en el mismo Valle de Tezonapa, Veracruz.

En 1978 se decreto la constitución del Fideicomiso para la Investigación, el Cultivo y la Comercialización del Hule Natural (FIDHULE) órgano del Gobierno Mexicano (SARH y BANRURAL) encargado del financiamiento de los programas de fomento y de explotación de las plantaciones en producción, así como el beneficio y comercialización del hule.

En el mes de Octubre de 1992, se acordó la extinción del FIDHULE en virtud de las dificultades encontradas para llevar a cabo una misión tan amplia y compleja. Durante su promoción el FIDHULE estableció 23,000 hectáreas, de las que finalmente quedaron establecidas y en buenas condiciones de desarrollo, sanidad y población clonal, solamente 9,044 hectáreas.

En marzo de 1993, se constituyó el Consejo Mexicano del Hule, Asociación Civil con la participación de representantes de 4 Secretarias de Estado, de los 4 Gobiernos Estatales productores de hule, del FIRA (Banco de México), de BANRURAL, del INIFAP, de la Cámara Nacional de la Industria Hulera, del Grupo Hulero Mexicano, de la Unión Nacional de Productores y Cultivadores de Hule y de la Unión de Ejidos Prof. Graciano Sánchez del Mpio. de Tezonapa, Veracruz, en el mes de mayo de 1996 la empresa Franco-Mexicana SODECI se integro como miembro del Consejo Mexicano del Hule.

En 1993, en la liquidación del FIDHULE, se entregan a organizaciones de productores las empresas agroindustriales procesadoras de hule que este Fideicomiso que venía operando y se conceden las agroindustrias procesadoras de hule natural a productores en Tezonapa, Tuxtepec, Jesus Carranza y la colonia Burgos en Tabasco.

También en 1993 se crea el Programa Nacional del Hule (PHT), orientado hacia el desarrollo y expansión de la producción de hule natural en pequeños y medianos productores de los estados de Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Veracruz. La meta del PTH fue el mejorar la producción, ingresos y condiciones de vida de pequeños y medianos productores de hule, promoviendo el uso de tecnologías mejoradas a través de asistencia técnica y financiera.

Paralelamente se constituyeron los Consejos Estatales del Hule en los cuatro estados productores; y con su participación, y la del Consejo Mexicano del Hule, se consiguió la intervención durante 1994 y 1995 de la Secretaria de Desarrollo Social para que a través de su Programa de Apoyo a la Producción, se canalicen recursos destinados al mantenimiento de las plantaciones que se encontraban en desarrollo, así como para la modernización de dos agroindustrias del sector social, aportando recursos como capital de riesgo a través de FONAES.

En los años 1994 y 1995 el Consejo Mexicano del Hule obtuvo la aprobación y apoyo del Gobierno Federal a través de la Secretaria de Agricultura y Ganadería y Desarrollo Rural (SAGAR) y de los cuatro Gobiernos Estatales de un esquema de financiamiento que toma en cuenta las particularidades del cultivo del hule considerando apoyar el pago de intereses del periodo preproductivo (de 5 a 7 años).

En 1996 se estableció un nuevo esquema de promoción del cultivo del hule, en donde se tenían apoyos directos durante los tres primeros años, además de la aportación de Material Vegetativo y la aportación de la Asesoría Técnica en los dos primeros años.

En este mismo año, se promueve por la SAGAR la constitución de cuatro Consejos Estatales de Hule y la representación de ellos en un Consejo Nacional del Hule en donde están representados

los productores, los beneficiadores, los proveedores de insumos, la institución de investigación y la representación de la SAGAR con el Consejo Mexicano del Hule, se elaboran “Planes Estatales de Desarrollo del Cultivo del Hule”.

El Consejo Nacional del Hule se transforma en el Comité Nacional Sistema Producto Hule y en cada uno de los 4 estados productores de hule se constituyen Comités Estatales Sistema Producto recibiendo apoyos económicos para la constitución y operación otorgada por la SAGARPA a través de FIRCO y con el apoyo del ITESM se dirige la elaboración de Planes rectores estatales y nacional en donde se identifican problemas, planes de atención, seguimiento y evaluación de los objetivos planteados.

De 1996 a 1998 se contó con el apoyo técnico de diversos expertos en el cultivo del hule del CIRAD (Centro de Investigación y Desarrollo Rural de Francia) con los que se pudo otorgar asesoría técnica, cursos de capacitación y la elaboración del “Plan Nacional de Desarrollo del Sistema Producto Hule 1995-2000”. Entre los beneficios de este apoyo fue la traducción y actualización de la publicación “El Caucho Natural” de P. Compagnon, el establecimiento del primer laboratorio de análisis electroforético que permitió tener la certeza genética del material en reproducción y el intercambio de material vegetativo procedente de la Isla Guadalupe, Territorio de ultramar Francés.

En Octubre de 1999, se llevó a cabo la 102o Reunión del International Rubber Study Group (IRSG) en Boca del Río, Veracruz, aportando este evento un conocimiento global del cultivo y los enlaces con instituciones de diversos países dedicados al hule.

En 2002, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) expidió las “Reglas de Operación de la Alianza para el Campo”, en las que indica, entre otros, los Programas de Fomento Agrícola y dentro de éstos el Programa de Desarrollo de Agrosistemas Tropicales y Subtropicales que incluye al Agrosistemas hule.

Este Programa se constituyo para dar apoyo a los esfuerzos para promover el desarrollo sustentable e impulsar el desarrollo integral de las regiones huleras del país a través del establecimiento de plantaciones con tecnología innovadora, asistencia técnica y capacitación, para incrementar el abastecimiento nacional de hule, mejorar el entorno ecológico y generar empleo e ingresos en beneficio de la población rural de estas regiones, el “Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA)” y el Gobierno de México, convinieron el financiamiento del “Proyecto de Desarrollo Rural para las Regiones Huleras de México”, para lo cual, con fecha 15 de noviembre de 2000, fue celebrado el Contrato de Préstamo número 534-MX, fungiendo como prestatario Nacional Financiera, S.N.C., y como garante el Gobierno Federal, declarándose en efectividad el 21 de diciembre de 2001. El FIDA otorgó el crédito por el equivalente a 25 millones de dólares, para ser destinados al financiamiento parcial del Proyecto, concluyendo este financiamiento en 2009.

En 2002, se elabora el primer “Padrón Nacional del Hule” en el Sur-Sureste de México, participando en su coordinación ASERCA (Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria de SAGARPA) que permite dimensionar el cultivo en México.

En Noviembre de 2009, se celebro la X Jornada Latinoamericana y VII Iberoamericana de Tecnología del Caucho, en Guadalajara, Jalisco con la asistencia de importantes conferencistas. Y también desde ese mismo año (2009), la SAGARPA promueve el “Programa Estratégico para el Desarrollo Rural Sustentable del Sur Sureste de México” (Proyecto Trópico Húmedo) en donde incluye al cultivo del hule como uno de los cultivos emblemáticos de esa región, ofreciendo apoyos para el establecimiento y mantenimiento de nuevas plantaciones, viveros y jardines clonales de multiplicación.

Este Programa adiciona a los apoyos a los heveacultores y las agroindustrias un esquema de asistencia técnica y capacitación especializada enmarcado con el nombre de “Agencias de Gestión de la Innovación para el Desarrollo de Proveedores (AGI-DP)” formada por técnicos expertos en el cultivo y conocedores de las diversas regiones y sus problemáticas a quienes se les encomienda el incremento de la producción, la mejora de la calidad, la reducción de costos y la estabilidad de la producción, teniendo como consecuencia magníficos resultados coordinados por una “Unidad Técnica Especializada (UTE)” de la “Universidad Autónoma Chapingo (UACh)” y la base científica del INIFAP.

El Proyecto Trópico Húmedo de la SAGARPA también reconoce que se debe apoyar el desarrollo tecnológico y otorga incentivos para la investigación, tanto en generación, validación, transferencia, adopción de tecnología, difusión, y la promoción de la tecnología como “Soporte técnico” del Programa.

Otros programas de SAGARPA como el “Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria” tiene componentes que incentivan con conceptos de apoyo como “infraestructura y equipamiento en postproducción” para las agroindustrias interesadas en incrementar y modernizar la capacidad de procesamiento y manejo de productos.

Otra institución, como la “Comisión Nacional Forestal (CONAFOR)” de SEMARNAT apoya también las plantaciones de hule en su etapa de crecimiento (pre-productiva), cultivos intercalados y captura de carbonó con una reforestación productiva esto desde el año 2005.

 

Colaboración del Ing. Agr. César E. Aguirre Ríos

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DEL HULE (CAUCHO) EN MÉXICO. Parte 1

Introducción.

Uno de los interesantes relatos que Cristóbal Colón llevó a Europa al concluir su segundo viaje a América en 1496 fue el de haber visto que los indígenas practicaban un juego con una pelota hecha con el liquido lechoso de un árbol (Castilloa elástica), que rebotaba.

Aunque Colón no lo sabía, en la misma época los indígenas de la cuenca del Amazonas se protegían de la humedad sumergiendo sus rudimentarios calzados en la savia de otro árbol, el Hevea brasiliensis. Igualmente evitaban que se mojaran algunas de sus escasas pertenencias metiéndolas en rudimentarias bolsas que también habían sumergido en látex; y se protegían de la lluvia con primitivas telas ahuladas.

En su libro “El Caucho Natural” P. Compagnon, escribe que los arqueólogos señalaron en el año 1700 A.C. como la fecha de aparición de los primeros “Olmecas”, Indígenas meso-americanos descubridores del látex, producto natural del cual se obtiene el caucho (Martínez Cortes F. “El Hule en México”. Industrias Negromex, S.A. de C.V.).

Olmeca es un epónimo de origen náhuatl que significa “habitante del país del hule”. los Olmecas se desarrollaron desde el año 1500 A.C. y se asentaron en los actuales territorios de los estados de Veracruz y Tabasco de México.

Localización de los Olmecas en México

En México se le llama “hule” al “caucho” debido a que a la planta productora se le llamaba olin u ollin, para los españoles le llamaron “Hule”. Y el origen de la palabra “caucho” al árbol que crece a lo largo del Rio Amazona y que los Indios Mainas llaman a su resina “Cahutchu”.

El descubrimiento del hule no tuvo usos prácticos inmediatos, principalmente porque no se sabía cómo evitar que el hule se volviera pegajoso con el calor (verano ó con el sol), y quebradizo con el frío. Fue hasta el siglo XIX que se sentaron las bases para el uso del hule en miles de artículos, y en grandes cantidades.

El Hule en México

En materia de plantaciones, México se adelantó ampliamente a los países del Extremo-Oriente, en 1872, Matías Romero, embajador de México en Washington, siembra 100,000 plantas de Castilloa en el Soconusco (Chiapas). En 1903, se censan 20,000 acres sembradas en México promovidas por Estados Unidos ante la escasez de caucho. Desgraciadamente Castilloa elastica resulta ser bajo productor de caucho.

Se dice que las primeras plantaciones de hule Hevea brasiliensis, en México fueron establecidas en 1882 por compañías inglesas y holandesas en Veracruz (Tezonapa), Oaxaca (Tuxtepec, Ojitlan y Sta. Ma. Chimalapa) y en Chiapas (Tecnapa). El material vegetativo y la tecnología utilizada procedieron totalmente del exterior y no se conoce con certeza el éxito de esas plantaciones pues las mismas fueron abandonadas durante el periodo revolucionario (1910-1921) y algunas corrieron la suerte de cortarlas para sembrar Maíz y la superficie que quedo se empezó a explotar en forma primitiva en 1938. Para esa misma época se establecieron plantaciones en Arroyo Frijol, Oaxaca (50 hectáreas) y en Villa Azueta, Veracruz (120 ha) quedando actualmente restos de algunas.

A principios de la década de 1940, el suministro de hule a las compañías norteamericanas (USA) era obstaculizado a consecuencia de la segunda guerra mundial en el Sureste Asiático que era el principal proveedor; Brasil no tenía la capacidad para suplir la oferta asiática de tal modo que la mejor opción para un abasto seguro y cercano era sembrar hule en México.

En 1941 Estados Unidos, introdujo y multiplicó clones en México desarrollados en Indonesia, Malasia y Filipinas, estas primeras investigaciones las dirigió el Sr. Raymond Stadelman del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), realizando también la investigación en el Guayule arbusto productor de hule de las zonas desérticas.

 

Colaboración del Ing. Agr. César E. Aguirre Ríos

PIONEROS EN LA INDUSTRIA HULERA MEXICANA. parte 3

Industria automotriz y autopartes.

Actualmente la industria automotriz nacional pasa por uno de sus mejores momentos, su crecimiento exponencial de los últimos 4 años ha marcado una tendencia productiva sin precedentes, ubicando a México como el 8° productor de vehículos a nivel internacional y el 4° exportador de vehículos ligeros nuevos. La producción de vehículos acumulada en 2013 fue de 3 millones, 700 mil y 2 millones 500 mil unidades fueron de exportación, emplea a 640 mil puestos de trabajo.

Es así, como grandes corporaciones productoras de vehículos han anunciado la ampliación de sus actuales plantas y la llegada de nuevas marcas, actualmente se ubican en 11 estados las 20 plantas automotrices de 10 marcas (Chrysler, Ford, General Motor, Mazda, Honda, Nissan, Toyota, VW, BMW y Audi), satisfaciendo con esto la gran demanda nacional y extranjera (el 70.8% de la producción va a EUA, el 9.5% a Canadá y el 4.8% va a Brasil). Se estima que para el 2018 México tendrá una capacidad de producción anual de aproximadamente 4 millones de vehículos, prácticamente el doble de la producción que hace 4 años atrás, lo cual ha generado una fuerte inversión de parte de las fábricas.

Sin embargo, la cadena productiva del sector automotriz tiene un aliado estratégico, el “sector de auto partes”. Como era de esperar y a raíz de las perspectivas de crecimiento de las corporaciones automotrices, el sector de auto partes no se ha quedado atrás, por lo que proporcionalmente ya se han anunciado fuertes inversiones para cubrir la demanda de auto partes originales “OEM (Equipo Original de Manufactura)” y la de repuestos “After Market”.

 

Colaboración del Ing. Agr. César E. Aguirre Ríos

PIONEROS EN LA INDUSTRIA HULERA MEXICANA. parte 2

Desarrollo de la Industria hulera mexicana.

En 1900 se instala la primera vulcanizadora, en donde se reparaban llantas y cámaras de los automóviles de aquella época. Los pioneros de esta industria de la vulcanización fueron los señores Leopoldo Zarsa, Amaury Muños, Saul Margolín, Otto Heine y Aaron Kopealovich.

La primera fabrica (1914) de que se tiene noticias fue del Sr. Francisco Meléndez, en esta se fabricaba hule para sellos y gomas para borrar, establecida en las calles de Milán, en la ciudad de México, posteriormente se traslado a la colonia Industrial donde se fabricaban zapatos tenis. De ésta fábrica surgieron dos Industriales muy importantes el Ing. Ángel Moreno y Don Raúl González, que fundaron respectivamente la fábrica “MIECO” y la fábrica “OXO”. A Don Raúl González se le considera como el decano de la Industria Hulera mexicana.

La fábrica “Azteca” (1916), del Sr. Ernesto Christlieb, se establece en las calles de Revillagigedo donde se fabricaban mangueras de presión para ferrocarriles y más tarde con un técnico alemán llantas y cámaras para automóvil donde trabajaba el Sr. Raúl González.

Por este año se estableció la fabrica “Pelzer” en las calles de Leandro Valle, se fabricaban impermeables, suelas y tacones. Para 1917 se cambia de domicilio a las calles de Bálmis, donde se empieza a fabricar llantas y cámaras “PELZER”.

Posteriormente y después de la muerte del Sr. Pelzer, la viuda vendió la fabrica al Ing. Agr. Ramón D. Cruz y socios, más tarde sería la Compañía Hulera “EL POPO”, S.A. Aguilar Escartin y Cía. (1918), de Don Adolfo Aguilar se establece en las calles de Camelia donde se fabricaban tubos de hule, rondanas, mangueras para ferrocarril, tapetes, etc.

Para 1919 se establecen la fábrica “MIECO” del Ing. Ángel Moreno, sus socios los Sres. Francisco Torres y Francisco Meléndez, fabricaba zapato tenis y telas ahuladas. Por este año, el Sr. Edmundo Flores estableció una fabrica en las calles de Durango donde se fabricaban suelas y tacones, tiempo después animó a Don Ángel Urraza, para asociarse con él, ésta sociedad dará origen a la “Cía. Hulera Euzkadi”. Don Ángel Urraza trabajaba el guayule que se producía en Torreón, Coahuila de la compañía “Continental Rubber Co.”

En este mismo año se estableció la “Eureka” en las calles de Revillagigedo fundada por los hermanos Miguel y Francisco Pastor Artigas, de esta saldría el Sr. Federico Van Hasselt, que será más adelante uno de los impulsores de la industria hulera.

En 1922, se establece la fábrica “KIKO” del Sr. Federico González hermano de Don Raúl González, más tarde sería “Cía. Hulera AVCO” del Sr. Vidrio. En 1923, existió la fabrica “Los Ángeles” en la Ciudad de Puebla, fundada por el Sr. Luciano Ruiz donde se fabricaban zapatos tenis.

En 1924, nace la fabrica “POPO” del Ing. Ramón D. Cruz, donde se fabricaban llantas. En 1927, nace la “Cía. Manufacturera de artículos de hule Euzkadi” siendo sus fundadores los Sres. Edmundo Flores, Fernando Rodríguez y Ángel Urraza en las calles de Anáhuac.

En 1930, Euzkadi se asocia con la B.F. Goodrich y nace la fábrica de llantas “Cía. Goodrich Euzkadi”. En 1933, se fabrica la primera llanta de Goodyear–Oxo, por la sociedad de Goodyear con la empresa “Oxo” del Sr. Raúl González.

En 1937 se fundó la “Cía. Hulera el Centenario” por los Sres. Isauro Tornel, Armando Tornel, Miguel Maldonado y Eduardo Pacheco, se instala en las calles de Altamira. En 1939, por este año el Sr. Gildardo López, estableció una fábrica en las calles de Tokio en Portales, llamada “La Universal” donde se fabricaban llantas.

En 1940, la “Cía. Hulera el Centenario” se pasó a las calles de Mariano Escobedo, y se asocia con la Cía. Firestone, nace la llantera “Cía. Hulera Firestone Centenario”. En 1942 se constituye la Cámara Nacional de la Industria Hulera (CNIH), es una institución pública, autónoma y con personalidad jurídica propia, integra a empresarios que se dedican a la transformación del hule en cualquiera de sus tipos y formas (fabricantes de llantas, materiales para renovar llantas y artículos varios de hule), se cuenta con Cámaras estatales sobresaliendo la Cámara Regional de la Industria del Hule y Látex del Estado de Jalisco.

Los años 50 ́s y 60 ́s son prolíferos para la industria hulera, se da un crecimiento bastante considerable de pequeñas y medianas empresas, la principal zona se ubica en la colonia Anáhuac.

Los desarrollos tecnológicos provocan cambios pero también una conciencia de equilibrio para el cuidado y protección ambiental, en México se desarrolla la regeneración y recuperación de hule, el principal insumo (hule de desperdicio) se obtiene de los desperdicios de las Industrias llanteras. El pionero en este rubro se da con Don Raúl González, en los años 30 ́s. No es sino hasta finales de los años 40 ́s cuando aparece la “Cía. Regeneradora de Hule, S.A” se dedica exclusivamente a la recuperación y regeneración de hule.

El los 50 ́s compañías como Eternolita, Hulera Joyma y Flex-Coda, utilizan hules recuperados y regenerados respectivamente, en sus formulaciones Flex–Coda del Sr. Luís Coda Barbe desarrolla y mejora el proceso de regeneración, de esta saldrán técnicos que desarrollarán el proceso de utilizar materiales recuperados y que a la postre darán vida a las empresas ubicadas en la colonia Anáhuac. Empresas como Hulera Moctezuma, Hulera Continental, Hulera La Nave, en sus locales los Sres. Romero, Pucheta, Bustamante, García entre otros; fabricarán regatones, topes, ruedas, destapacaños, etc., con materiales recuperados.

A finales de los 50 ́s principios de los 60 ́s la empresa “Hulera Mors, S.A” de Don José Eduardo Morales Flores, desarrolla técnicas para la recuperación y reciclado de desperdicios de hule , estos desarrollos servirán de base para la fabricación de productos como botas de hule, mangueras, loderas, suelas y tacones entre otros productos. Esta empresa a la postre desarrollará trabajos de investigación y desarrollo, generará una tecnología propia que dará vida a otras empresas como Maquiladora Morales, S.A., dirigida por el Ing. J. Eduardo Morales Méndez, la empresa tendrá como objetivo el desarrollar tecnologías de recuperación y regeneración de hules y plásticos. En esta época existían cerca de 2,500 empresas.

En los 60 ́s existían en el país, dos plantas productoras de hule sintético, fabricaban hule SBR (hule estireno-butadieno) y hule NBR (hule acrilonitrilo-butadieno), las empresas eran: Negromex del Grupo IRSA, y Hules Mexicanos S.A de C.V (a la postre se unirán) empresas mexicanas que producían Hule sintético.

En los 90 ́s, la industria está representada por alrededor de 1,738 empresas de las cuales el 70% se encuentran en cuatro Entidades Federativas de México: Guanajuato (30.1%), Distrito Federal (15.4%), Jalisco (14.4%) y Estado de México (12.5%). Le siguen en importancia Nuevo León y Puebla que sumadas significan el 8.7% de las unidades económicas del país . En el ramo de la industria de productos de hule hay una importante presencia de micro negocios que representa el 60.2% de los establecimientos. Las actividades más dinámicas en 1999 fueron: Fabricación de Artículos de Hule Natural o Sintético con 17.5 %; Revitalizado de llantas y Cámaras con 15.1 % y Fabricación de Llantas y Cámaras con 13. 3 %. Dentro de este sector la fabricación de artículos de hule natural y sintético ha ganado en participación. En cambio, las otras clases de actividades vieron disminuir su participación relativa sobresaliendo el revitalizado de llantas y cámaras que paso del 14.8% en 1994 a 13. 6% del total de establecimientos del ramo en 1999.

Entre 1994 y 1999 el número de establecimientos en el Sector Manufacturero se incrementó a una tasa promedio anual de 6.4 %; en ese mismo periodo el ramo de la Industria de Productos de Hule pasó de 792 a 1,738 unidades económicas, lo que representa un incremento promedio anual del 17 %.

El personal ocupado en esta industria paso de 36,198 en 1997 a 31,757 para el 2002, generando remuneraciones, en los mismos períodos de $73,232.00 a $101,183 pesos corrientes por persona en el año. La industria transformadora de hules, es predominantemente intensiva en tecnología, aunque existen segmentos que necesitan de una participación considerable de mano de obra. La dependencia creciente de productos de hule sintético ha requerido de inversiones concertadas en capacitación y constante adecuaciones de procesos, así como en infraestructura. Aunque México ha destinado grandes inversiones de capital a este sector, generalmente no es considerado como un innovador global de artículos de hule; sólo en segmentos específicos, como en bandas para automóviles y algunas otras partes automotrices, tiene ventajas en calidad y alta capacidad de innovación.

Los avances técnicos que implican equipos y procesos novedosos de producción son desarrollados generalmente por las grandes empresas transnacionales. México ha importado tecnología mediante alianzas entre empresas o por compra directa; sin embargo, lo más importante es que la mayor parte de las empresas ha tenido que diversificar los usos de la tecnología adquirida y adecuar sus plantas a sus necesidades. Sólo empresas grandes tienen centros propios de investigación.

En palabras de los dirigentes de la Cámara Nacional de la Industria Hulera; en los últimos años la industria hulera se ha visto en la necesidad de cerrar empresas, perder empleos y competitividad, debido a la intransigencia de sus sindicatos, al contrabando y la importación desmedida de llantas usadas.

 

Colaboración del Ing. Agr. César E. Aguirre Ríos

PIONEROS EN LA INDUSTRIA HULERA MEXICANA. parte 1

Antecedentes

El Grupo Hulero Mexicano es una sociedad civil que durante el periodo 1944-1990 publicó la Revista “Hules Mexicanos y Plásticos” como medio de comunicación y difusión de los avances tecnológicos del sector de los plásticos y los hules (caucho), posteriormente ha venido siendo un órgano promotor y actualmente publica por internet la “Revista Hules y Plásticos de México”, de ella se rescata una cronología del desarrollo de la industria hulera mexicana.

Se divide la historia de esta industria en cuatro etapas ; la primera a principios de siglo XX (1900-1918) con el proceso de moldeo y extrusión de artículos de baja tecnología; en una segunda etapa los 20 ́s (1922–1927) con la consolidación y generación de otras empresas donde el proceso tecnológico avanza muy poco y en los 30 ́s y finales de este (1930–1940) con la asociación con empresas extranjeras y creación de nuevas, donde el desarrollo tecnológico se ve reflejado en la fabricación de llantas para automóvil, y una cuarta etapa, en los 60 ́s el desarrollo de la industria, donde adquiere importancia el reciclado y recuperación de los desperdicios de hule de las llanteras.

La base fundamental del progreso de la industria hulera mexicana, son los hombres que han luchado por el engrandecimiento de la industria. Un país sin industria no puede más que subyugarse al mandato de aquel que la posee.

La piedra angular de la industria hulera mexicana ha sido más empírica que científica; de las vicisitudes y problemas que han tenido que superar empresarios a base de trabajo, constancia y una voluntad inquebrantable se ha podido desarrollar la industria. Gracias al esfuerzo de estos hombres que han concurrido a su desarrollo estamos mejor preparados para resolver, los problemas que constantemente se presentan, para trabajar en mejores condiciones y un sano desarrollo.

 

Colaboración del Ing. Agr. César E. Aguirre Ríos